Cómic y literatura

El Premio Nacional del Cómic 2012 ha sido en esta edición para Alfonso Zapico por su obra Dublinés. En dicha novela gráfica desgrana la vida de James Joyce como excusa para conocer el origen y los porqués de su obra.

Dublinés nos acerca a un autor y a una obra que, tradicionalmente, ha sido considerada difícil y al alcance de pocos, por lo que es un ejemplo más de cómo el cómic nos puede ayudar a movernos por terrenos que, de otro modo, nos resultarían bastante oscuros.

El cómic y la literatura han tenido desde siempre una estrecha relación. Muchos atesoramos en nuestros recuerdos las Joyas Literarias Juveniles, aquella colección que nos permitió acceder a los grandes clásicos de la literatura de aventuras como Miguel Strogoff, 20.000 leguas de viaje submarino o El último Mohicano.

Actualmente, la reedición en formato cómic de obras como Frankenstein, Jekyll y Hyde, Los tres Mosqueteros, Tom Sawyer e, incluso dos grandes de la literatura española como Don Juan Tenorio o El Lazarillo de Tormes,  son objeto de editoriales como SM y Bruño, adaptaciones todas ellas dirigidas principalmente a un público infantil y juvenil.

A este público van dirigidas también las adaptaciones al cómic de sagas de la literatura fantástica de éxito como, por ejemplo, Memorias de Idhun o El Hobbit. De ésta última podemos encontrar  actualmente en las librerías especializadas y con motivo del próximo estreno de la película, la reedición de la preciosa versión que Chuck Dixon y David Wenzel hicieron a finales de los 80.

El género de aventuras o la ciencia ficción también es lugar para adultos y amantes del género cómic, por lo que libros de éxito como Lágrimas en la Lluvia, de Rosa Montero, o las Aventuras del capitán Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte, han tenido, también, su adaptación al cómic.

Y subiendo un peldaño más en la complejidad de las obras adaptadas, Ciudad de Cristal de Paul Auster, El proceso, de Kafka,  la surrealista Nocilla Experience de Agustín Fernández Mallo, o incluso la ganadora del Premio Primavera de 2005, Las vidas ajenas, de José Ovejero, han sido adaptadas, todas ellas, a la literatura ilustrada.

Una breve muestra de entre muchas adaptaciones que podríamos añadir y que, como siempre es intención en este blog, nos enseña que el cómic puede ayudarnos, también, con la literatura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómic y literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s