Un poquito despistada… pero sigue siendo mi abuela

Con Arrugas, Paco Roca se atrevió con una de las más crueles enfermedades que existen: el Alzheimer. En Tebeos, enfermedad y exclusión comentamos ya esa y algunas otras novelas gráficas en las que la imagen es el apoyo para contar la terribles situaciones que algunas enfermedades provocan.

Hoy traemos aquí un libro ilustrado para todas las edades que, de nuevo, se enfrenta con el Alzheimer desde la perspectiva, en este caso, de una niña. En Mi abuela no se acuerda de mi nombre, Rodolfo Esteban acompañado de los dibujos de Mai Egurza nos cuenta cómo vive Elena la enfermedad de su abuela, recorriendo con ella el camino desde los primeros “despistes” hasta su ingreso en una residencia.

Elena acompaña a su abuela en esos caminos imaginados en los que, en mitad de la noche, decide regresar a su pueblo; aprende de su abuela a decir lo que siente, le duela o no  a quien tiene delante por que, total, tampoco lo conoce; y le acompaña en sus despistes, en aquellos que le hacen confundir una cosa con otra haciendo de una ensalada algo brillante y hermoso, aunque poco recomendable para servir en la mesa.

Y Elena no está triste por todo eso, porque Elena está con su abuela y sigue siendo ella, aunque un poco despistada…

Elena es una niña y los niños ven el mundo de otra forma. Ante enfermedades crueles como el Alzheimer o la propia muerte, tendemos a protegerlos, a ocultarles esa realidad por miedo a que sufran, por miedo a que no sepan aceptar aquello que nosotros no aceptamos.

Pero los ojos de un niño tienen un filtro que perdemos al crecer, un filtro que les permite obviar aquello que duele y quedarse sólo con lo que les gusta y sienten que, en la mayoría de las ocasiones, es lo verdaderamente importante.

En Mi abuela no se acuerda de mi nombre Rodolfo Esteban, el autor, consigue que ese filtro se muestre en todo su esplendor y eso la convierte en una historia que deberíamos leer los adultos sin la intención de enseñar nada a los niños, sino para aprender de ellos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómics y enfermedad, Reseña, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s