El cómic alimenta el espíritu… y también el cuerpo

Comer es una necesidad, pero también un placer. Cocinar una obligación pero, también, una afición. Quien disfruta en la cocina sabe de qué hablo. Mezclar texturas y sabores, probar nuevas combinaciones, preparar un plato como quien crea una obra de arte, combinar colores que llevan consigo olores y sabor… ¡un placer!

Y en todo ello, la vista, la imagen es fundamental y así se aprecia en los libros de cocina o recetas. La mayoría de libros de cocina se apoyan en lo visual con la foto del plato a obtener tras seguir una receta o, incluso, con la secuencia de fotos que ilustran los pasos hasta conseguir el plato correspondiente. Un ejemplo son los libros de la colección Escuela de cocina, en los que tanto ingredientes, como utensilios y pasos del proceso desfilan por sus páginas haciendo fácil que cualquiera sea un perfecto chef.

Juntemos ahora dos pasiones: cocina y cómic e ilustración. ¿Puede un amante de la imagen dibujada disfrutar, a la vez de su pasión por la cocina? Afortunadamente, la respuesta es que sí.

No son muchos los cómics o libros ilustrados centrados en o con detalles de cocina, pero los hay.

Así, por ejemplo, en mi visita con motivo de la inauguración de El Armadillo Ilustrado, nueva librería de cómic e ilustración en Zaragoza (¡preciosa! recomiendo su visita) me hice con el libro ilustrado Una Cocina tan grande como el Mundo una mezcla entre cuaderno de viaje y recetario, que nos muestra 60 recetas de cocina  de todo el mundo. Libro de formato grande, con ilustraciones de Zaü llenas de color y recetas muy sencillas que nos pueden ayudar a despertar en los niños el amor por la cocina y por la comida de otros países.

Otro ejemplo es el muy reciente “En la cocina con Alain Passard“, de Christophe Blain. En el álbum, el autor realiza un trabajo casi periodístico, describiendo la pasión que el gran chef Alain Passard (real, chef del prestigioso restaurante L’Arpège de París) despliega al realizar sus platos, aunque sea lo que parece una simple ensalada. Tal y como la editorial Astiberri expresa en la ficha del álbum, el libro “aúna la descripción de la vida entre fogones de un restaurante regentado por un chef de alta cocina en París a lo largo de 3 años y un compendio de recetas destinadas a hacer las delicias de los amantes del buen comer.”

Cocina, arte, libro de recetas y una biografía ilustrada del trabajo de restauración, todo en uno.

Y, cómo no, el manga, escuela mundial de cómic, no es huérfana en libros relacionados con la cocina y la buena mesa… oriental, obviamente. Muchas de las colecciones bien conocidas en occidente están repletas de referencias a platos típicos de la comida japonesa en los nombres de los protagonistas de dichas series. Como podemos leer en el artículo Personajes de Manga y comida Japonesa, de la web comerjapones.com, Doraemon, SonGohan o Arale Norimaki (entre muchos más) son ejemplos de personajes cuyos nombres se encuentran presentes en toda carta de cualquier restaurante japonés.

Si queremos aprender a hacer sushi, basta con que nos hagamos con el volumen “Atrévete con el Sushi” editado en España por la editorial La cúpula-Manga, en el que, paso a paso, aprenderemos cómo preparar el arroz, el aderezo necesario y los ingredientes y tipos de sushi que, fácilmente, podemos aprender a hacer.

Pero si de gastronomía japonesa se trata, un autor y una de sus obras son, en la opinión de quien escribe, una referencia obligada. Este autor es Jiro Taniguchi y la obra, “El gourmet Solitario“.

Con la excusa del relato de la vida de un viajante de comercio, el autor, Jiro Taniguchi, aprovecha cada viaje a los clientes de su protagonista para mostrarnos la gastronomía local del barrio o ciudad donde se encuentra. Capítulo a capítulo, el viajante gourmet nos muestra la gran variedad gastronómica de Japón y los distintos lugares donde probar, ya sean locales de comida rápida o restaurantes de decoración y atención más cuidada. Y todo ello con tal nivel de detalle en la descripción y dibujo de cada comida que hace que surja en el lector una necesidad casi inevitable de probar el menú que se muestra.

De hecho, tal es la minuciosidad en las descripciones en este cómic que el que suscribe inició, ya hace un tiempo, un proyecto (aún en marcha) reflejado en el blog de título Observando al Gourmet Solitario, en el que, paso a paso, capítulo a capítulo, una entrada por capítulo, se describe lo que el gourmet come y se ofrecen más detalles y explicaciones sobre los platos incluidos y cómo prepararlos. Un proyecto que me ayudó a aprender mucho acerca de la comida oriental en general y de la japonesa en particular, y que no sólo un servidor, sino todos los que me conocen, han disfrutado al degustar las pruebas y experimentos culinarios fruto de dicho proyecto.

Cómic y cocina, dos placeres que se unen en uno en los ejemplos nombrados… y en algunos más que reservo para futuras entradas.

Ahora me voy a preparar la cena: varitas de yuba con verduras regadas en salsa teriyaki…¿gustáis?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y cocina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cómic alimenta el espíritu… y también el cuerpo

  1. Pingback: A cocinar se ha dicho |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s