El cómic como instrumento de sátira de la actualidad

Republicanos y Demócratas, según Thomas Nast (1840-1902)

Velando al Imperio Otomano, por John Leech (1817-1864)

La historieta ha estado desde sus orígenes relacionada con la crítica satírica de hechos de  actualidad. Desde el siglo XIX podemos encontrar multitud de ejemplos de ilustraciones con motivos relacionados con lo que en ese momento fuera noticia. La mayoría de las grandes obras de estudio del cómic comienzan, en sus primeros capítulos, describiendo publicaciones centradas en ese tipo de ilustraciones. En la colección “Del Tebeo al Manga: Una historia de los cómics” muestra en los primeros capítulos de su primer volumen ilustraciones de contenido político de John Leech o Thomas Nast en las que, a modo de ejemplo, se satiriza el reparto del Imperio Otomano a mediados del siglo XIX, decidido por Francia e Inglaterra a la sombra del espectro Ruso, en el primer caso, o las actividades de republicanos o demócratas del gobierno de los E.E.U.U, en el segundo.

La tradición de la ilustración satírica es algo que se ha mantenido, como no podía ser de otra manera, hasta nuestros días y existen multitud de ejemplos de los que podríamos hablar. Pero hoy quiero concentrarme en un caso concreto disponible, además, de manera libre y gratuita en la Red. Ese ejemplo es El Estafador.

El Estafador es una revista on-line que nació el 9 de septiembre de 2009 como respuesta (al menos eso se trasluce de sus contenidos) a situaciones como la crisis galopante en la que nos encontramos inmersos todos o “escándalos” como el de la gripe A. Su objetivo quedaba (y queda) muy claramente marcado en su Acerca de…, que reproduzco a continuación:

Todos los días te engañan constantemente con noticias amañanadas según intereses que desconoces.

Desde los políticos hasta el mismísimo hombre del tiempo te timan y tú sigues ahí, contento, informado e incluso tertuliano, cuando te tomas ese café a mitad de mañana con tus compañeros de curro.

Nosotros también te queremos estafar con la información. Pero al menos somos claros desde el principio. Estafamos, sí, pero con gracia.

Es, por tanto, una visión desde la ironía de lo que acontece, de situaciones que son noticia y que alguien con humor y un puntito de mala leche debe encargarse de satirizar.

Son ya 85 los números publicados y, recientemente (desde el número 84 del pasado junio), lo digital ha pasado al papel y ya se puede comprar, a través de su web, una edición impresa. Los temas tratados han sido muchos: relacionados con la economía, la vida en general, la enseñanza, deportes, la iglesia, política y, como no y entre muchos otros, el mundo del tebeo.

Otro motivo para, desde este blog, querer hacer esta pequeña reseña de El Estafador es que entre el gran plantel de dibujantes que integran su equipo se encuentran algunos de esta nuestra tierra de Aragón: Diego Burdío y Javier Royo.

La primera participación de Diego Burdío la encontramos en el número 78 de El Estafador y en el 79, el número dedicado a Los Profesores, nos dedica su recuerdo de una de esas profesoras que, de verdad, le hicieron amar lo que al final ha sido su profesión: el dibujo (este comentario es totalmente irónico y, si no, leed, leed,…).

Javier Royo se encuentra en el equipo de El Estafador desde su primer número, y su personaje principal, La Cebolla Asesina, ilustra con ironía los temas que se plantean en cada nueva edición de la revista.

Para finalizar, El Estafador puede verse, además, como una muestra más del tebeo o la ilustración como ejemplo para la difusión y formación en valores y herramienta, porqué no, para el compromiso. Esto último era algo que parecía olvidado por nuestros jóvenes pero  movimientos como el #15M nos ha sacado de nuestro error. En su número 83, El Estafador realizó un llamamiento de apoyo a dicho movimiento y el resultado de dicho llamamiento lo relatan ellos mismos en la red:

EL ESTAFADOR es una gran plaza. Siempre lo ha sido. Una plaza a la que semanalmente se acercan a leer y a interactuar más de 15.000 personas. Un lugar para la expresión libre y la comunicación. Un sitio donde contamos cosas. Y aquí, en nuestro terreno, en internet, nos queremos reunir en torno a #spanishrevolution. Así que hicimos una convocatoria hace unos días en las redes sociales para movilizar a los dibujantes para opinar, para dibujar, para gritar, para expresarse… Una llamada abierta a colaborar en este número especial de EL ESTAFADOR.

La llamada ha sido respondida de forma masiva: en menos de 4 días hemos recibido 205 colaboraciones. Os presentamos el especial #spanishrevolution, probablemente el lugar donde encontrar más opiniones gráficas en torno al movimiento del 15M y a los indignados. Solo nos queda agradecer a todos los dibujantes que han participado desinteresadamente en este número su colaboración y dedicar este número a todos los ciudadanos que hartos de la incompetencia política, la desvergüenza del mundo financiero y del saqueo económico de países completos han salido a la calle a manifestarse. Que no se apague la llama. Viva #spanishrevolution.

  Ahí queda eso. Para que luego digan que los dibujicos no sirven de na’…

¡Feliz Estafa!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseña. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cómic como instrumento de sátira de la actualidad

  1. Pingback: Revolución en imágenes: una oportunidad para forjar criterio |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s